Honor, intimidad e imagen de menores

Hace unos años, escribí un artículo en el que hablaba de la sobreexposición de muchos menores en las redes sociales; lo cierto es que muchos padres piensan que sus hijos son «suyos» y, por lo tanto, que pueden publicar lo que quieran de ellos, pero esto no es así, ya que los hijos no son una propiedad, son personas y como tales titulares de derechos.

En el año 2015 el Tribunal Supremo se pronunció acerca del derecho digitales a la imagen de los menores, en dicha sentencia se señala que:

“La imagen, como el honor y la intimidad, constituye hoy un derecho fundamental de la persona consagrado en el artículo 18.1 de la Constitución, que pertenece a los derechos de la personalidad, con todas las características de estos derechos y que se concreta en la facultad exclusiva del titular de difundir o publicar su propia imagen pudiendo en consecuencia evitar o impedir la reproducción y difusión, con independencia de cuál sea la finalidad de esta difusión y que en el caso de menores tiene como presupuesto el hecho de que siempre que no medie el consentimiento de los padres o representantes legales de los menores con la ausencia del Ministerio Fiscal, la difusión de cualquier imagen de éstos ha de ser reputada contraria al ordenamiento jurídico (SSTS de 19 de noviembre de 2008 ; 17 de diciembre 2013 ; 27 de enero 2014, entre otras). Es, en definitiva, es la propia norma la que objetiva el interés del menor y la que determina la consecuencia de su desatención.»

Por lo tanto, cuando ambos progenitores están de acuerdo y dan su consentimiento, la cuestión de publicar fotos de los hijos en las redes sociales no plantea problemas.

Pero no está de más recordar que los padres tienen la responsabilidad de proteger la imagen de sus hijos, por lo que lo mejor es que, a la hora de publicar fotos en las redes sociales, actúen con «sentido común» y eviten una sobreexposición de los menores.

Pues bien, conscientes de las sobreexposición de algunos menores, Facebook lleva ya un tiempo trabajando para parar lo que podríamos definir como explotación infantil en su plataforma y como parte de ese trabajo está desarrollando hash de imágenes a través del cual se crea una salida alfanumérica que representa un resumen de toda la información que se le ha dado.

Por ejemplo, a partir de una foto de un niño desnudo saldría algo así 67997544FDHK89756DFHK98jhgd53. No se puede volver a reproducir una imagen a partir de un hash, pero la misma imagen o imágenes muy similares crearán el mismo hash.

Utilizando esta tecnología, en 3 meses Facebook ha detectado y bloqueado 8,7 millones de imágenes de niños desnudos en su plataforma; el 99% de las cuales son imágenes no obscenas.

Además, leyendo un estudio de la página inglesa “The parent Zone” hoy en día para cuando un niño apenas ha cumplido 5 años ya circulan mil fotos suyas por las redes sociales; muchas incluso están antes del nacimiento de los pequeños puesto que los padres publican ecografías de los niños.

Según el estudio:

  • La mayoría de los padres ignoran que las fotografías que suben a las redes sociales llevan una localización incorporada, con lo cual con este acto, están dando información muy concreta de dónde se encuentra su hijo o hija en cada momento
  • Otro porcentaje muy grande ni siquiera sabe de la existencia de los ajustes de privacidad.
  • Otros aceptan a todo el mundo en las redes sociales sin saber quiénes son.

Cualquiera puede tener un informe detallado de dónde se encuentran nuestros hijos y la culpa será exclusivamente nuestra. Muchas veces, esas fotografías no están compartidas correctamente y pueden verlas no sólo nuestros amigos o familiares sino aquellos amigos de nuestros amigos y a su vez los amigos de aquellos. Además, en función de la red social que utilices, es posible que estés compartiendo con esta plataforma la propiedad de las fotografías que comparte, o esté autorizando a que sean utilizadas sin su conocimiento.

Si decides publicar… sigue estos consejos:

  • El perfil debe ser absolutamente privado.
  • Sólo deberías autorizar el acceso a las imágenes a personas de tu entera confianza.
  • No debes etiquetar las imágenes con el nombre de los niños.

Y para terminar permíteme dar un consejo para este verano; deja de subir fotos de niños pequeños desnudos. Que sí, que están monísimos y muy salados, pero muchos desconocemos la utilización que se hará de ellas.

No publicar fotos de niños es una forma de proteger su intimidad, su privacidad y su bienestar, y es algo que se recomendamos encarecidamente.