Fraude en las compras online

Fraude en las compras online

En las últimas décadas, las compras online han pasado de ser inexistentes a convertirse en una industria multimillonaria. Comprar cosas en línea se ha convertido en una práctica común entre millones de personas de todo el mundo. Recientemente, el número de personas que compran bienes y servicios en línea ha aumentado más que nunca.

Una de las razones por las que las compras en línea han crecido tanto a lo largo de los años es la experiencia que las empresas pueden ofrecer a sus clientes. Constantemente vemos cómo las empresas añaden nuevas funciones y servicios para los compradores en línea, con la intención de proporcionarles el mismo apoyo y comodidad que tendrían durante una experiencia de compra en persona.

Se estima que, en 2021, 2.140 millones de personas en todo el mundo comprarán productos en línea (Statista, 2017). Al mismo tiempo, se prevé que las ventas mundiales de comercio electrónico sean de 4,891 billones de dólares. Si estas estadísticas de compras online no son suficientes para dejarte boquiabierto, las proyecciones muestran que las ventas de ecommerce en todo el mundo van a crecer hasta los 6,4 billones de dólares en 2024.

Pero, ¿No estás seguro de que si un comercio online es fiable o te van a estafar? Aquí te enseño unas pistas o elementos en los que debes fijarte antes de realizar una compra, para poder valorar las probabilidades de que se queden con tu dinero. Se trata por tanto de obtener indicios para determinar la fiabilidad de una página de una tienda online.

Para empezar, diremos que una página web falsa, es un sitio que simula ser una tienda virtual o página de servicios, la cual posee una estructura tan similar a las tiendas online originales que son difíciles de detectar a simple vista.

Dichos sitios suelen aparecer en los motores de búsqueda de Google, esperando que un usuario despistado enganche a sus anuncios. También están los que utilizan las redes sociales para captar compradores online y ofrecerles rebajas exageradas de los artículos que desean adquirir, sin ofrecerles ningún certificado de seguridad para proteger sus transacciones.

Según algunos investigadores, tan solo en Reino Unido la cantidad de víctimas de estos fraudes por internet son de 5000 al año, por lo cual es importante que el usuario conozca sus derechos de consumidor digital para aprender a cómo identificar una web falsa y realizar las denuncias pertinentes que evitarán el aumento de más víctimas de compras fraudulentas. Os voy a dar unas pistas:

Mira la barra de dirección

Tanto si navegas en Google Chrome como en Mozilla Firefox, verás que los navegadores siempre llevan una barra de dirección el cual, además de figurar la dirección de la página web, también informa sobre el tipo de certificado que contiene dicho enlace.

Si la “tienda virtual” cuenta con un certificado emitido por una certificación autorizada, tu navegador comprobará que la conexión es segura y que ya se han realizado las comprobaciones sobre el propietario del dominio. En el caso de Chrome, por ejemplo, te lo indica con un candado cerrado al lado del enlace.

En cambio, si ves una “i” encerrada en un círculo, significa que la conexión no es segura y recibirás una advertencia de no introducir información confidencial (como contraseña o datos de tu tarjeta de crédito).

Y si la URL del sitio no indica el nombre de la marca ni se relaciona con el contenido, eso quiere decir que los ciberdelincuentes “compraron” dicho dominio para realizar sus acciones fraudulentas y aprovecharse del buen posicionamiento para figurar siempre en los primeros resultados de búsqueda.

El aviso legal

El aviso legal es el documento dentro del sitio web que identifica a su propietario. Recoge las cuestiones que la Ley de Servicios de la Información, LSSI en adelante, obliga a incluir prácticamente en todas las webs.

¿qué debería contener como mínimo?

  • Identificación de la persona o empresa que te está vendiendo el producto o es titular de la web. Puede ser una empresa o un particular, pero debe venir identificado.
  • Su número de identificación fiscal, el NIF o equivalente.
  • Un domicilio.
  • Una dirección de correo electrónico.
  • Alguna otra forma de contactar directamente con el propietario.

La política de privacidad y de cookies

Al igual que en el caso anterior, toda web de comercio electrónico debe tener un apartado de política de privacidad y en su caso cookies

¿En qué debemos fijarnos de esa política de privacidad?

  • Debe haber un apartado donde se informe de qué información recaban sobre el usuario y para qué se utiliza.
  • Debe existir alguna forma de contacto para ejercer los derechos de la normativa de protección de datos.

Antigüedad del dominio web donde se vende el producto

Como indiqué al principio, el modus operandi de este tipo de estafas es en primer lugar comprar un dominio concreto en Internet; esto genera cierta seguridad de entrada para el posible cliente en el sentido de que cuando llegue la víctima a la web va a estar navegando por un dominio con nombre propio; si alguien se ha molestado en comprar un dominio y montar toda la tienda online, debe ser fiable ¿no?

Pero debemos fijarnos cuándo se compró ese dominio; porque si es un dominio que lleva activo pocas semanas es un indicador de que algo no está bien. Cuando se compra un dominio en Internet es posible consultar la fecha de compra de ese dominio y es ese el dato en el que nos tenemos que fijar.

¿Cómo se puede mirar la fecha de compra de un dominio?

Si es un dominio .com, .net, el lugar adecuado para mirar esta información es aquí: https://lookup.icann.org/lookup

Las imágenes promocionales son plagiadas.

Antes he comentado que los estafadores utilizan como gancho anuncios muy bien hechos, así como imágenes que parecen profesionales para ilustrar la web o los anuncios.

Pero estos vídeos o imágenes no son creados por ellos, sino que los plagian de otros sitios o incluso lo que hacen es ofrecer un producto real, que existe, pero a un precio muy reducido. Es decir, es como si de pronto vemos una página que vende coches Ferrari, nuevos, con un montón de fotos reales, por 1500 euros, ¿todos sospecharíamos verdad? El problema es que con algunos productos tecnológicos no somos capaces de ver que el precio ofertado es incoherente con el producto ofrecido.

Debemos buscar una imagen del producto en la web y obtener la dirección web de esa imagen; esto se hace, en un navegador de escritorio, normalmente pinchando encima de la imagen con el botón derecho del ratón y seleccionando la opción «copiar enlace de imagen» o similar.

Una vez que tenemos la dirección de la imagen copiada, nos vamos al buscador de imágenes de Google en images.google.es

En el buscador de imágenes, tenemos que hacer clic en el icono de la máquina de fotografía que está a la derecha del cuadro de búsqueda; esta opción nos permite buscar imágenes similares a la que nosotros le demos como muestra en lugar de buscar una imagen con base en una palabra que le pongamos en el cuadro de búsqueda. Ahora pegamos la dirección web que habíamos obtenido y le damos a buscar.

Referencias en Internet.

Esta es una pista obvia pero que en ocasiones pasamos por alto.

Si no estamos seguros de si la web es una estafa o no, vamos a buscar en Google algún dato de contacto que figure en la web, porque es posible que alguien ya haya alertado de que nos encontramos ante una estafa.

Busca la descripción del producto

Prueba con hacer clic en uno de los productos del catálogo. Normalmente, una tienda online verídica incluye una descripción del producto. Por ejemplo, si vas a comprar unos pantalones, el mismo debe incluir el tipo de tela usada para su fabricación, talle, colores disponibles, instrucciones de lavado, entre otros.

Pero si nada de eso aparece, es un sitio web fraudulento y por nada del mundo debes comprar nada en esa página.

Fíjate en los métodos de pago

Y para finalizar con la verificación, dirígete al método de pago del producto. En él verás varios logotipos de tarjetas de crédito y logos de garantías en una misma imagen. Si ninguno te dirige a algún enlace de verificación ni figuran otros métodos de pago como PayPal, efectivo o depósito directo, se trata de una página falsa.

Ahora bien, si hemos llegado tarde, ¿Qué puedes hacer si sufres una estafa online?

Si te ves en esta situación, debes seguir estos pasos que se aplican tanto a webs nacionales como internacionales:

Anota la dirección donde surge el delito

Si habías realizado una compra por internet en un sitio web fraudulento, lo primero que debes hacer es anotar la url de la falsa tienda y la del artículo que compraste en ella y, si lo crees pertinente, también apunta la dirección de correo electrónico o número de teléfono.

Contacta con la empresa implicada

En el caso de que la compra se llevase a cabo en una app de ventas de segunda mano o clasificados online (como el Marketplace de Facebook), lo mejor es ponerte en contacto con los administradores de la plataforma para comunicarles del fraude. De esa forma, ellos procederán a eliminar el anuncio y realizar las denuncias correspondientes.

Haz capturas de pantallas

Si estás recibiendo mensajes intimidatorios o han publicado fotografías tuyas sin tu consentimiento, realiza capturas de pantalla para facilitar el proceso de denuncia por fraude en internet.

En caso de que hayas comprado en una tienda virtual falsa y te comunicases vía correo o WhatsApp con el vendedor, realiza las capturas de los mensajes junto con la sección del artículo y el proceso seguido para realizar el pago.

Las capturas en Windows se realizan presionando la tecla ImprPant y pegándola en Paint o Word. En Mac se usan las teclas Mayúscula + Comando + 3.

Guarda tus comprobantes de pago

No importa si el pago lo realizaste con tarjeta de crédito, PayPal o transferencia bancaria. Los mismos te ofrecerán un comprobante de ingresos, imprescindible como justificante de pago durante la denuncia.

En función del método de pago será diferente:

  • PayPal. Este método de pago seguro cuenta con un sistema de protección frente al fraude. Por lo tanto, si no llega el producto o te han estafado, te devolverán el dinero.
  • TarjetaSi has sufrido el fraude con tarjeta de crédito, el banco tiene la obligación de reembolsarte el importe retirado de tu cuenta.
  • Transferencia. En este caso, la devolución solo podrá conseguirse tras interponer la demanda contra el vendedor.

Realiza una reclamación

Una vez compilados los datos correspondientes, deberás realizar la reclamación de consumo descargándola de la página de consumo de tu CCAA y presentándola en cualquier registro, o acudiendo a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC).

Acude a la OMIC o realiza tu denuncia a la FCSE

Una vez anotada la URL y hecha las capturas de pantallas correspondientes, llegó el momento de acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), el cual se encargará de la tramitación de las reclamaciones que realiza el usuario por internet mediante procedimientos de conciliación.

Otra opción es acudir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), el cual es el encargado de realizar las investigaciones correspondientes para solucionar tu caso. Es importante que, para denunciar la página web fraudulenta por este medio, lleves impresa toda la información, junto con un pendrive o CD de la copia digital para agilizar la gestión.

Por último, si tenemos una mínima sospecha de un sitio Web donde vamos a compra algo, será muy recomendable que visitemos Fakeinet.com. Es una página donde podemos revisar todas las direcciones de tiendas online que se han confirmado como falsas

En su apartado Estafa, vemos, a modo de lista, las capturas de pantalla de las páginas identificadas como falsas. Si hacemos clic en cualquiera de ellas, encontraremos los detalles de la página o tienda y de las razones por las que la clasifican como insegura.

La lista se va actualizando a tiempo real, incorporándose varias cada día. Son los propios usuarios de la Red, a través de las redes sociales los que les informan. Tras analizarla, los técnicos de la página la catalogan como insegura y la publican en su Web.

Podemos informar de una página falsa que nos haya estafado a través de su formulario

 

Ahora que ya sabes cómo identificar una web falsa, es muy probable que tomes más precauciones a la hora de realizar tus compras por internet. Pero si ya habías caído en este tipo de fraudes, lo mejor que puedes hacer es realizar una demanda jurídica al sitio web y reclamar el dinero robado.

Whatsapp Logo